Con el pasar de los años, la acción del smog, del estrés y de otros factores hace que los ojos se vayan deteriorando y la visión va sufriendo ciertos cambios. Lo bueno es que para este problema existen varias soluciones que se pueden encontrar en la cocina y no requieren de mucho dinero.

Una nutrición rica en antioxidantes siempre será saludable para el organismo, pero ciertas frutas y verduras brindan protección a la visión y evitan la irritación de los ojos, manteniéndolos saludables.

Un ejemplo de esto es la semilla de sésamo que, aparte de calmar los fuertes dolores de cabeza que causa el cansancio cuando se fuerza demasiado la vista, al ser rica en vitaminas A, B y C ayuda a preservan la vista ocular.

Al igual que ésta, la papaya y la palta pueden ayudar a esta parte del organismo que es tan necesaria. Mientras la primera ayuda a mejorar la miopía, la segunda –al ser rica en vitamina A y contener grasas saludables- es necesaria para la resequedad del ojo y aporta al fortalecimiento del nervio óptico.

Asimismo, al igual que estas frutas, el limón y la cebolla contribuyen con sus nutrientes a eliminar la visión borrosa y los mareos que se producen por el esfuerzo que se genera al tratar de ver mejor. Además, para prevenir las cataratas está recomendado el consumo de cebolla roja o chalotas.

Todas las frutas y verduras –como es también la acelga- son beneficiosas para la buena vista y ayudan a no desarrollar ciertas enfermedades que se producen en esta zona. Es importante recordar que los ojos están trabajando permanentemente y que una herida o dolencia puede provocar ciertos malestares, como son los dolores de cabeza.

Lo bueno de estos ingredientes es que pueden ser consumidos de distintas maneras. Además, algunos como el limón y el sésamo pueden utilizarse como condimentos de ensaladas diariamente.