El limón ocupa, sin lugar a dudas, el primer lugar dentro los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico. Además de ser un poderoso bactericida y un gran eliminador de toxinas, constituye un gran alivio natural para los dolores de cabeza y facilita la eliminación de ácido úrico a través de la orina.

Dentro de sus múltiples y variados beneficios, el limón posee vitamina C en abundancia. Por eso, cuando lo consumimos, reforzamos las defensas de nuestro organismo evitando enfermedades respiratorias que van desde una simple ronquera o una amigdalitis, hasta pulmonías, bronquitis, congestiones y gripe.

El limón también nos ayuda a tener una buena circulación. Rebaja la hipertensión y es utilizado en el tratamiento de la anemia. Es recomendado, además, para casos de impotencia sexual, para combatir el insomnio e incluso para prevenir el cáncer, al ser un buen antioxidante.

Y más allá de sus múltiples beneficios para la salud, como son prevenir y combatir enfermedades, por si fuera poco, el limón nos ayuda a bajar de peso, ya que posee excelentes propiedades para adelgazar.

Al ser un cítrico como el pomelo o la naranja, contiene ácidos que dependiendo de su consumo nos permiten quemar y disolver grasas en grandes cantidades. Esto no significa que debemos consumir 20 limones por día, porque todo exceso es malo para nuestra salud, pero sí revisar las diferentes dietas que podemos realizar a partir de este fruto.