Nos preocupamos de la salud de tu familia, con estas altas temperaturas, debes tener en cuenta que hay alimentos que debes cuidar más y que la higiene en la cocina debe ser preocupada para no ser expuestos a enfermedades de transmisión alimentaria (ETAs).

ETAs corresponden a  procesos de carácter infeccioso o tóxico, causado por agentes que penetran al organismo usando como vehículo un alimento. Dependiendo del agente causal, serán los síntomas y signos presentados.

El aumento de la temperatura crea el ambiente ideal para el crecimiento de microorganismos patógenos, los cuales son causantes de diferentes enfermedades, como por ejemplo, salmonelosis, listeriosis, cólera, entre otras.

Existen alimentos más vulnerables a ser contaminados por microorganismos, como son los lácteos, huevos y carnes, ya que tiene un alto contenido proteico y presentan un alto porcentaje de humedad, condiciones ideales para el crecimiento de agentes patógenos.

Dentro de las maneras que tenemos para combatir las ETAs encontramos:

  • Mantener la cadena de frío de los alimentos, es decir, hacer el traslado desde el punto de compra al refrigerador lo más rápido posible, así los alimentos no alteraran de forma significativa su temperatura.
  • Una vez descongelados los alimentos, no volver hacerlo, si no va ser utilizado inmediatamente, mantenerlo refrigerado por el tiempo indicado en el envase.
  • Al momento de cocinar los productos carneos, es necesario cumplir con el tiempo y temperatura de cocción segura para eliminar todos los microorganismos presentes.
  • Lavar frutas y verduras de consumo crudo con agua potable.

Temperaturas ideales de mantención de los alimentos:

  • Temperatura de refrigeración: entre 0 y 5°C
  • Temperatura de congelación: entre -18 y -12°C