alimentacionsegura1c

Antes de realizar cualquier tipo de limpieza, desconecta el refrigerador de la red de electricidad o desconecta el fusible. Nunca tires del cable porque podrías provocar un corte de energía.

Límpialo todas las semanas, así los alimentos se mantendrán más frescos y el refrigerador no tomará malos olores.

Nunca utilices un limpiador a vapor para limpiar el refrigerador. El vapor podría entrar en contacto con las partes eléctricas del aparato y causar cortocircuito o descargas eléctricas.

Tanto para la limpieza interior como para la externa, nunca utilice alcohol puro, solventes, desinfectantes, parafina, bencina, vinagres puros, aceites, ácidos, abrasivos, productos que contengan amoníaco, ni ningún otro líquido inflamable, pues los vapores pueden causar incendios o explosiones.

Limpieza interior

  • Retira los alimentos del refrigerador, empezando por los de la puerta y remueve todos los accesorios internos.
  • Utiliza una esponja húmeda (nunca un estropajo que puede rayar). Use sólo agua y un producto no abrasivo especial para esto.
  • Para quitar los malos olores producidos por hongos y bacterias, utiliza una solución de agua con bicarbonato de sodio (1 cucharada por litro de agua) y luego enjuague con agua. Sécalos cuidadosamente.
  • Para quitar manchas amarillas, frótalas con medio limón y déjelas reposar unos minutos, las manchas desaparecerán.

Limpieza exterior

  • Para la limpieza exterior usa un paño humedecido en una solución jabonosa y luego enjuague.
  • No utilices detergentes abrasivos o corrosivos, pues dañaría la pintura.

Usa siempre paños suaves que al igual que los detergentes estos no sean abrasivos.

Limpieza de la parte posterior

  • En la parte de atrás del refrigerador hay una serie de serpentines y un ventilador que enfría. Es necesario limpiarlos al menos 1 vez al año. Desenchufe el refrigerador y use una escobilla seca y una aspiradora para sacar las pelusas, pelos de animales u otras partículas que puedan quedar en los serpentines.

Limpieza de las gomas

  • Las gomas están sometidas a un esfuerzo constante y sufren deterioros que pueden hacer que el aparato no cierre herméticamente y se produzca escarcha con mucha rapidez. Si las gomas no cierran herméticamente, ya sea por rotura o endurecimiento, deberás cambiarlas, así mejorarás el rendimiento de tu refrigerador.

Limpieza del icemaker

  • Aún cuando el agua que llegue a su refrigerador sea potable, irá dejando algunas impurezas. Esto puede afectar el olor y el sabor de los cubos de hielo y, por lo tanto, también el de las bebidas donde se los utilice.
  • Puedes instalar un filtro de olores y sabores, pero igual cada cierto tiempo el compartimento del hielo puede empezar a tener dificultades para eliminar los olores del freezer. Se recomienda reemplazar el filtro de agua del icemaker cada 6 meses.
  • Para ayudar a mantener el buen sabor en los hielos, vacíe y lave el compartimento cada 2 o 3 meses.
  • Además guarde tapados los alimentos, puesto que los cubos de hielo absorben muchos de los olores y sabores.